lunes, 17 de mayo de 2010

"Mientras por competir con tu cabello"

·Situación:
Es un soneto perteneciente a las primeras obras de juventud de Luis de Góngora, poeta del siglo de Oro (Barroco), que domina especialmente el estilo culterano y el popular. Una característica literaria barroca es la exageración y el pesimismo, lo que contrasta con las características del Renacimiento.

·Tema:
El soneto describe el físico de la amada y la marchitación del cuerpo durante el paso del tiempo, e incita a aprovechar la juventud ante la inevitable llegada de la vejez y la muerte, todo ello enfocado a su amada (carpe diem).La llegada de la muerte (tempus fugit) es inevitable y la vida es fugaz.

·Estructura:
Este soneto esta formado por dos cuartetos y dos tercetos, cuya estructura es ABBA-ABBA CDC-DCD, los versos son endecasílabos y de rima consonante.
En los primeros ocho versos de este soneto Góngora describe la belleza y juventud de su amada.
En los dos tercetos el autor "advierte" a su amada del inminente envejecimiento que va a experimentar y de la llegada de la muerte.

·Comentario del lenguaje:
El autor utiliza numerosos recursos literarios como: metáforas -oro- (al color del cabello), -lirio- (al color de la frente), -clavel- (los labios), -cristal luciente- (cuello), -viola troncada- (al cuerpo); hipérbole, con la que quiere intensificar la realidad -el sol relumbra en vano-; hipérbaton, con lo que desordena el orden natural de las palabras -del luciente cristal tu gentil cuello- o -mira tu blanca frente el lirio bello-; anáfora, -mientras-.
Podemos observar que Góngora utiliza elementos de la naturaleza para describir a su amada, por ejemplo metales como el oro, minerales como el cristal y flores como lirios, violetas y claveles.

·Conclusión:
Góngora enfrenta los cuartetos con los tercetos, "mientras" tengas todas atribuciones físicas, "mientras" la juventud llena tu cuerpo entonces goza pues la vida es un suspiro y la muerte siempre llega. Góngora realza en este soneto tanto la belleza de la composición usando las metáforas y comparaciones como la belleza física de la amada. El autor finaliza defiendo en el último verso, cómo la muerte nos degenera y nos descompone hasta llegar al olvido; primero llegas a la tierra que nos transforma en humo, en polvo, al final tan sólo eres una sombra y a lo último nada, simplemente el olvido.
Este poema nos recuerda a otros del Renacimiento como el soneto XXIII de Garcilaso de la Vega, con la diferencia de que en el Barroco son mucho más pesimistas, al presentarnos la muerte en el soneto.

1 comentario:

profe lengua dijo...

No existe la palabra "marchitación".
Muy bueno el comentario del lenguaje, estupendo traído a colación el "campo semántico" de las metáforas.
"A lo último" es una expresión vulgar, es preferible "al final", "por úlltimo"...
NOTA: 9